Los Maridajes Gourmet Gallego

Llamamos maridaje al proceso de combinar un alimento con un vino para lograr sabores incomparables y disfrutar comiendo.

Muchos sabores y texturas pueden llegar a provocar combinaciones fantásticas al mezclarse con vinos. Es por ello por lo que el maridaje es un tema muy recurrente entre los sibaritas y los amantes del vino y la gastronomía.

Tanto se habla y se escribe del maridaje, que ha llegado a convertirse en toda una ciencia gastronómica.

¿Qué podemos maridar?

Podemos maridar cualquier plato, se dice que la perfecta combinación que puede haber entre un plato y su vino, diferencia una receta normal de las auténticas obras de arte culinario.

¡Puede que este sea el secreto para convertirte en todo un sibarita!

El arte del maridaje no sólo se consigue acertando con la combinación del plato y el vino, sino que se trata de todo un ritual en el que debemos seguir una serie de pasos, todos ello no exentos de magia:

Consejos clave para Maridajes Gourmet

El momento del descorche

Recordemos que, para descorchar un vino, debemos sostener la botella siempre en posición vertical apoyándola sobre una superficie plana, así se descorchará con suavidad y sin sacudidas.

El decantado

Si el vino lo requiere, que no siempre lo necesita, mediante la decantación es posible eliminar esos posos o restos de corcho que han podido caerse durante el descorchado, aparte de ser una buena forma para dar una mayor oxigenación al vino y hacer aflorar sus aromas.

La temperatura

No debemos olvidarnos de la temperatura, que variará según el tipo de vino que hayamos elegido para maridar nuestros platos. Es necesario conocer la temperatura óptima en la que servir cada vino para conseguir el maridaje perfecto.

Solo habremos conseguido un maridaje perfecto si conseguimos, al probar la comida, una armonía de su sabor con el recuerdo del vino, de forma que suavemente vaya dejando en nuestra boca el recuerdo de la comida, redondeado por las delicadas notas del vino.

Nuestros vinos

De Sibarita a Sibarita

Sabemos que el maridaje de vinos es, posiblemente, uno de los puntos que mayores controversias crea en torno al mundo de la enología.

Más allá de la clásica fórmula de: “los pescados deben acompañarse con vino blanco y los platos de carne deben casarse con vino tinto”, la realidad es que la aparición de nuevas variedades de uvas, bodegas y vinos que estamos viviendo en los últimos años, unido al gran momento de forma que vive la cultura gastronómica, han hecho que las cuestiones sobre el maridaje de vinos y comidas se compliquen enormemente.

En cualquier caso, hay que remarcar que el maridaje, aunque existen ciertas normas que se dan por supuestas, es, al fin y al cabo, una cuestión de gustos. A la hora de la verdad, elegir unos u otros vinos para acompañar a los platos que compongan un menú, dependerá del tipo de alimentos que vayamos a preparar, la forma en la que los prepararemos y del gusto personal de nuestros comensales.

Si como nosotros, eres todo un sibarita, anímate a practicar el maridaje con los productos de nuestra tienda Gourmet Gallego.

El Maridaje como tarea de experimentación

Y una vez entendido el maridaje como una tarea de experimentación en la que no debemos cerrarnos a nada, lo cierto es que sí que hay ciertos consejos que podemos seguir para entender cómo funciona la unión de sabores y aromas entre los diferentes vinos y comidas.

Esta es una cuestión en la que coinciden la mayoría de los entendidos, hay que pensar en los elementos que componen un menú entendiendo que todos ellos formarán parte de una experiencia Gourmet global.

La regla general para maridar un vino

Como regla general, podemos decir que nunca serviremos un vino con mayor cuerpo precediendo a un vino más ligero. De hacerlo, al contrario, correríamos el riesgo de que el segundo vino resultase insípido a los paladares de nuestros Sibaritas. Es por eso por lo que los menús se ordenan atendiendo a la intensidad de los platos y, análogamente, así ordenamos también los vinos que los acompañan.

Concepto de equilibrio en el mundo del maridaje

De la misma manera en la que una selección de notas forma un acorde cuya armonía resulta satisfactoria a nuestros oídos, así funciona el concepto del equilibrio en el maridaje de vinos. Para entender el concepto de equilibrio deberemos entender primero el del peso de los alimentos y de los vinos.

Concepto del equilibrio en el maridaje de platos (alimentos)

En los alimentos, el peso vendrá definido por las materias primas utilizadas para la elaboración del plato, la cantidad de grasas que lleva, la intensidad de los sabores de los diferentes elementos que lo componen e incluso la mayor o menor dificultad con la que los digerimos. Parece complejo, pero es algo muy intuitivo. 

Concepto del equilibrio en el maridaje de vinos

En el caso de los vinos, el peso vendrá determinado por el cuerpo y la intensidad del sabor del vino. Y esto, a su vez, vendrá definido por:

  • El contenido en alcohol del vino.
  • La concentración de taninos.
  • El tipo de uvas utilizadas en su elaboración.
  • El tiempo de maduración o la región dónde se ha producido el vino.

Reflexión

En general, podemos decir que los blancos jóvenes son los más ligeros, seguidos de blancos más estructurados y blancos con fermentación en barrica. En ese mismo grupo podríamos contemplar algunos rosados. Finalmente, los vinos de mayor peso serían, por orden, los tintos jóvenes, los crianza, reserva y gran reserva.

A la hora de buscar el equilibrio entre el peso del plato y el del vino, deberemos intentar que ambos tengan un peso similar.

Dos principios fundamentales para combinar platos con vinos

Podemos ligar platos con vinos en función de dos principios fundamentales: por asociación o por contraste.

Por asociación

En el primero de los casos, intentaremos que los platos y el vino se complementen. Para ello, debemos prestar atención a las sensaciones que nos producen los vinos y alimentos. Podemos asociar por color, por temperatura, por textura, por sabores, etc.

Por contraste

En el caso de maridaje por contraste, haremos justamente lo contrario, buscar el equilibrio entre platos y vino a través de las sensaciones opuestas que nos ofrecen. El peso de los alimentos no depende únicamente de los ingredientes utilizados, sino que influye mucho más la forma en la que se cocinan.

Conclusión final

Por lo general, deberemos compensar la complejidad o sencillez del plato con la elección del vino. Por ejemplo, una carne roja preparada de forma sencilla, con una guarnición poco elaborada, será una buena oportunidad para abrir un vino con más cuerpo y complejo, como un buen crianza o un reserva.

Pero, sobre todo, el maridaje de vinos es, principalmente, una cuestión de gustos. Al final, todo va a depender de nuestra propia experiencia y experimentación combinando sabores, colores, texturas y aromas.

La regla de oro para maridar un vino

Una regla de oro: elige un vino que te guste beber solo. Si el vino tiene la suficiente personalidad para proporcionarte placer por sí mismo, entonces solo te queda descubrir cómo puede combinar con tus platos favoritos.

Maridaje Tradicional Vs. Maridaje Contemporáneo

Pero también podemos hablar del Maridaje tradicional vs Maridaje contemporáneo Como ya hemos hablado, en el maridaje se unen diferentes elementos, el primero de estos es conocer bien el plato que tenemos en frente y preguntarnos si queremos resaltar el sabor de nuestra comida o si queremos que nuestra combinación desemboque en la creación de nuevas sensaciones, de esta decisión depende el tipo de maridaje a usar, maridaje tradicional o contemporáneo.

Vamos a conocer más de estas combinaciones para que sea tu paladar de Sibarita el que explore y decida qué ritmo prefiere.

El Maridaje Tradicional

El maridaje tradicional es ese que une vino y comida a través de sus similitudes, es decir, si en mi plato predomina el sabor a especias el vino que armoniza mejor con él es ése que también las contiene, así realzará los sabores ya existentes.

Este tipo de maridaje tiene ciertas reglas básicas que ha heredado de la cocina francesa, por ejemplo: El vino blanco (CÍES ALBARIÑO, GODELLO EN LAGRIMAS DE LOS BANCALES DE OLIVEDO, CUNQUEIRO III MILENIUM) acompaña al pescado, marisco y empanada de bacalao, congrio, mejillones, zamburiñas, etc.

Los vinos tintos (GARNACHA VELLA DA CHAIRA DO RAMIRIÑO, DON BERNARDINO CUARTA GENERACIÓN, FINCA MEZQUITA, MELANIO, VACAMULO, PROENCIA BARRICA, IBIO) acompañan a la Carnes de VacaBuey y Ternera, a las empanadas de Iscos, de Carne de ternera, a los embutidos, guisos de gallo y por supuesto a unas Fabas en fabada, Caldo gallego, un cocido con Lacón y Chorizos, etc.

Pero toda regla tiene su excepción, incluso en el maridaje tradicional, es por eso por lo que si el pescado es graso podría combinar mejor un vino rosado (TAREIXA – ROSADO) o un tinto (GAROUBAS - 6 MESES EN BARRICA, DON BERNARDINO JOVEN, CUNQUEIRO EL PRIMERO, GARNACHA VELLA DA CHAIRA DO RAMIRIÑO, DON BERNARDINO CUARTA GENERACIÓN, FINCA MEZQUITAMELANIO o VACAMULO), por ejemplo.

El Maridaje Contemporáneo

Por otro lado, está el maridaje contemporáneo que abre la puerta a la experimentación, los vinos en la actualidad se han quitado la corbata, han lanzado el traje por la borda y le han dicho sí a todo tipo de comidas. Este maridaje nos invita a atrevernos, combinando platos y vinos por contraste, es decir, la unión de dos sabores diferentes que a su vez armonizan. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la libertad va más allá de combinar por combinar, pues no todos los sabores armonizan con cualquier vino ni todos los vinos son para todos los platos.

“Maridar vino y comida es un arte, y este arte siempre vuela libre”

Así como la comida Gourmet evoluciona, su eterno amante, el vino, también, y lo hace caminando de la mano para crear mejores experiencias con nuevos sabores, texturas, aromas y combinaciones, haciéndote ser un auténtico Gourmet Sibarita.

El Maridaje Regional - El preferido del Gourmet Gallego

Y por último tenemos el maridaje regional, y aquí en Gourmet Gallego tenemos mucho que decir, pues somos quienes seleccionamos las mejores viandas y los mejores caldos de este incomparable rincón de España, GALICIA, y en concreto de nuestra Ribeira Sacra. Normalmente los vinos de una región armonizan con su gastronomía, es decir, lo viticultores tienen en cuenta las características de la comida para la elaboración del vino, por eso Gourmet Gallego pone en tu boca los mejores vinos de cada denominación de origen de Galicia, así como la mejores Carnes y Embutidos, Fabas, Gallos, Conservas, Quesos

Pero, además, el maridaje tiene que ser capaz de transportarte, a través del sabor, a los lugares de donde provienen los vinos y la comida, para de verdad hacerte sentir un Gourmet Sibarita.

Producto agregado a la lista de deseos

Tu privacidad es importante para nosotros


Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización, análisis y publicitarias, propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web y personalizar publicidad. Obtener más información y Política de Privacidad.